Escuelas nacionales de Arte, una utopia interrotta